Las plantaciones para papel son eficientes sumideros de carbono.

dato_5Información obtenida de graciaspapel.es

Las plantaciones de especies de crecimiento rápido, (eucalipto, pino) son grandes sumideros de CO² y ayudan a frenar el cambio climático. Una vez que el bosque alcanza su madurez, deja de fijar carbono, por lo que las plantaciones productivas son una oportunidad medioambiental. Las 420.580 hectáreas de plantaciones de pino y eucalipto para papel almacenan 28 millones de toneladas de CO² equivalente.

ASPAPEL: Memoria Sostenibilidad 2015

 

El carbono almacenado no se libera con la corta del árbol, sino que permanece en los productos forestales. Por ejemplo, en los libros, el papel queda almacenado durante décadas -y generaciones- en nuestras bibliotecas. Y a través del reciclaje del papel se va ampliando el plazo de ese secuestro del carbono.

 

1 kilo de papel almacena 1,3 kilos de CO²

dependiendo de la proporción de fibras de celulosa que lo componen*

Las plantaciones permiten un control eficaz de la erosión del suelo, gracias a sus raíces, y ayudan a regular el ciclo del agua con las ramas y hojas que retienen el agua de la lluvia, de manera que llega al suelo con menos fuerza, permanece en la superficie y va penetrando en capas más profundas.

Las plantaciones se gestionan sosteniblemente, asegurando el mantenimiento de sus funciones ecológicas, sociales y económicas, lo que se certifica a través de sistemas de certificación forestal como FSC, PEFC…

(*)Según el procedimiento como se calcula el CO² incluido en el papel -biogénico-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *